Fotografia de Ricardo García Vilanova

100,00

Categoría:

Descripción

Samir, de 8 años, de Somalia, mira por la ventana del barco de rescate Astral de la ONG Open Arms, mientras otros refugiados y migrantes descansan en su camino a Lampedusa durante una tormenta. Con vientos de hasta 65 km por hora la tormenta, sin duda, los habría matado a todos. Libia, con sus 1.770 kilómetros (1.100 millas) de costa sumida en el caos, se ha convertido en un centro de inmigración ilegal en la ruta hacia Europa. Los migrantes se abren paso en embarcaciones desvencijadas en cruces desesperados hacia Lampedusa, a unos 300 kilómetros de la costa.